• Valery Romanov

¿Por qué las personas se radicalizan?


¿Por qué los jóvenes de clase media y clase media alta

abandonan las comodidades que brinda el país donde viven

para alistarse a una organización que practica

violaciones, masacres, decapitaciones y atentados contra civiles inocentes?



     Me gustaría comenzar con una frase que he leído en un blog, una nota escrita por Jaime Ojeda Cabrera que me ha resultado de interes: ¨Muchos jóvenes se sienten apátridas, extranjeros en su casa y en la de sus padres, y se desesperan al ver que no consiguen trabajo¨. Luego de leerlo he formulado dos preguntas que no están lejos de aterrarme sino que no importa cuanto lea, investigue y piense no puedo encontrarle una respuesta que me de sensación de tranquilidad, ¿cualquiera puede ser terrorista?, ¿todos somos terroristas en potencia?

    Se ha comprobado que las personas radicalizadas son mayormente varones y jóvenes, sin embargo, su rango de edad es muy amplio y el numero de mujeres no ha hecho otra cosa que aumentar. Es importante notar que no son mas pobres o están peor educados que los no radicalizados. Unos tienen trabajo, amigos, casa, familia. Otros no. El encontrarse sin trabajo, sin amigos y sin familias, produce que la persona pase más horas encerrado y solo en casa. En algunos casos, no todos, incita el odio hacia todo el mundo, a tal punto que la persona comienza a tener un razonamiento no lógico del tipo ¨la sociedad me odia¨. Estos vacíos son denominados como ¨estados vulnerables¨, y de esos estados se alimentan los procesos de radicalización. Si a dicha realidad de una determinada persona, le sumamos que un grupo radicalizado le ofrece una forma de dar sentido a su vida, provoca que ese mensaje radical cala en esa mente tan frágil.

     Los hijos de inmigrantes ya no actúan como hijos de inmigrantes, y subvierten a la vez el orden genealógico propuesto por sus ascendientes y el orden de categorización social que les aplican las sociedades europeas. En algunas instancias, las primeras generaciones de hijos de inmigrantes adoptan una interpretación de su religión y herencia que es más política, más extrema y más austera, y por lo tanto requiere mayores sacrificios, que la practicada por sus padres. La violencia infligida sobre los Musulmanes y los niños y mujeres Musulmanes ha sido citada por varios terroristas de esas comunidades como un factor en su politización y radicalización y podría explicar por qué las invasiones estadounidenses en Iraq y Afganistán fueron citadas por Dzhogar Tsarev como las razones de él y su hermano mayor detrás del ataque con bombas en la Maratón de Boston.


    Como dijo en 2003 Blackledge, los seres humanos vivimos en comunidades socio-verbales y esas comunidades tienen un impacto muy importante en nuestras emociones, en nuestros valores y en nuestras motivaciones.


    Siguiendo este entendimiento podemos decir que los individuos que se radicalizan son personas que se hallan en la búsqueda de sentido y de identidad, una necesidad física de protección o quizá un apoyo social y hasta el deseo de desafiar a la autoridad o combatir un agravio. Estas clases de motivaciones no resultan de modo espontanea, es algo que nace en un determinado momento y luego no hace otra cosa que ir creciendo poco a poco.


  Entonces, ¿cómo se combate? Educando, la educación desempeña un papel fundamental en la lucha contra la radicalización terrorista y a través del mismo reforzar valores compartidos subyacentes en la sociedad. Pero ¿qué ocurre cuando el individuo radicalizado es una persona con estudios, con un puesto de trabajo de gran responsabilidad?


    El reto de la radicalización se ha solapado con la crisis de refugiados, Navracsics insistió en distinguir la integración de los refugiados de la radicalización terrorista y declaro que la educación inclusiva es una ¨piedra angular para lograr que los inmigrantes se integren en una nueva sociedad.


     ¿Será que la solución a la radicalización se solucione en los barrios y no desde las instituciones? ¿Las instituciones han fallado en una de sus tareas mas importantes?


Una de las claves a entender la radicalización es que no es exclusiva a ningún grupo, etnicidad o nacionalidad. Como mencionan los analistas de terrorismo William McCants y Clint Watts: “Todos pueden potencialmente simpatizar con una organización terrorista si las condiciones son las adecuadas”.


   Hablando ampliamente, existe 2 tipos de factores que hacen más probable que alguien se radicalice: factores sociales y factores individuales.

      Algunos de los factores sociales pueden ser:


  *) La presencia de una minoría que es social, política y económicamente marginada.

  *) Tratamiento de ciertos grupos como “comunidades sospechosas”.

  *) Una actitud hostil política o cultural hacia la religión en general o el Islam en

particular.

  *) Políticas exteriores poco populares, como el apoyo a regímenes represivos o a

campañas militares en el extranjero.

  *) La presencia de redes de reclutamiento


Y algunos de los factores individuales pueden ser:

   *) Vínculos personales con un individuo ya radicalizado

   *) Una sensación de fracaso personal, a menudo atada con el deseo de lograr algo

importante y significativo con su vida.

   *) La necesidad de pertenecer

 *) Sentimientos de compasión y preocupación por el sufrimiento de otros con los cuales sienten algún tipo de conexión personal, como sus compañeros religiosos.


  Ciertamente, el factor común en el proceso de radicalización refleja el profundo compromiso que tienen estos individuos con su fe, muchas veces re-descubierta; el odio a sus patrias adoptadas, especialmente en Estados Unidos y occidente y una profunda sensación de alienación de los países de sus padres.


   Las personas son influenciadas por más que solo factores externos; cualquier persona que decide unirse a un grupo radical como ISIS o llevar adelante ataques en el nombre de alguna religión lo decide por sus propias motivaciones internas. Y es exactamente por eso por el cual es tan difícil detectar la radicalización.


   Al principio de la famosa “Guerra contra el Terrorismo” hace una docena de años el enemigo era claro y estaba a la vista. Era una gran organización terrorista, situada en un localidad geográfica y era liderada por un líder identificable. Hoy esas barreras entre el terrorismo internacional y local se han difuminado; cuando nuestros adversarios no son organizaciones identificables sino individuos enigmáticos se debe re-pensar las políticas antiterroristas. El desafío hoy es desarrollar nuevas defensas y formas de prever esta nueva amenaza amorfa, difusa e individualizada.

32 vistas

© 2018 de SociedadGlobal.info