• Valery Romanov

Los Próximos 100 años de Georges Friedman


“Es el mundo quien gira alrededor de Estados Unidos” Georges Friedman


El ensayo escrito por Georges Friedman es ampliamente debatible. No resulta imposible escribir predicciones producto de nuestra imaginación, en efecto lo que se le critica al autor en su ensayo “Los próximos 100 años” es que estas predicciones no pudieran acertar por algo mas que la mera casualidad. Es decir, la tarea de acertar con fundamento resulta imposible.


Rafael Guerra:

“Lo que no puede ser, no puede ser”.


En este preciso momento, me pregunto ¿Qué es imposible? No es imposible que dichos escenarios que se describen se verifiquen, ¡quién sabe! Lo que resulta imposible para un humano, cualquier ser humano, incluso Georges Friedman, es predecir a cien años lo que ocurrirá en el mundo tanto a nivel político como económico, especialmente, cuando no se tiene pruebas que apoyen sus teorías. Por este motivo, considero que se puede acertar casi exclusivamente por azar, tanto así, como atinaría una novela de ciencia ficción.


El doctor Friedman considera que el inconveniente de las malas predicciones estratégicas se halla en que no se utiliza adecuadamente la imaginación. Cabe destacar que soñar despierto no es suficiente. El autor puede acertar mientras se tenga suerte y disciplina, si consideramos que lo anterior es cierto, podemos considerar que tambien lo será lo contrario: con mala suerte y disciplina se puede errar. Entonces, si todo se basa en la suerte y no en ciencia, cualquier conclusión es posible, sin importar lo descabellada que esta resulte. En el ensayo se afirma: “el sentido común es lo único que con toda seguridad se equivocará”. Ante esta expresión no puedo evitar preguntarme, ¿Predica el sinsentido este ensayo? Personalmente, desconfío y no creo en que las predicciones del libro sean acertadas. Sea como fuere, ninguno de los compradores de este ensayo viviremos para comprobar la certeza de las predicciones.


Posiblemente el libro haya tenido gran éxito en Estados Unidos puesto que en sus paginas mantiene vivo el sueño de la supremacía estadounidense en el siglo XXI, no menciona el declive ni decadencia imperial, que es un tema de conversación de trabajos finales, tesis y conferencias entre los intelectuales de prestigio a ambos lados del Atlántico. El autor mantiene viva la supremacía global siempre querida por la masa de contribuyentes estadounidenses, dispuestos a pagar lo que sea necesario para ello.

En el ensayo, nadie garantiza que las predicciones sean correctas o incorrectas, insisto en llamarlo ensayo y no libro, pues considero que no es lo segundo. Es decir, es un ensayo porque no tiene estructura narrativa. No obstante, resulta útil para dejar ver cómo imagina el devenir de este siglo un experto en cuestiones estratégicas estadounidense, que además está ubicado en Texas. Considero muy importante el Estado donde el reside, dado que le aporta una visión alejada de los intelectuales de élite que hay en las universidades y fundaciones estadounidenses.


Según las predicciones del libro, Europa, que dominó el mundo durante quinientos años, desaparecerá del juego, simultáneamente China no desempeñará ningún papel decisivo en el futuro debido a sus conflictos internos. Sospecho que esta profecía es una pesadilla para tres de los cinco integrantes con derecho a veto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.


En su texto, el doctor Friedman desafía al futuro desde la disciplina geopolítica, o geografía aplicada al estudio de los conflictos entre Estados. El enfoque del ensayo no es una predicción tecnológica, biológica o económica, el mismo se centra en como el poder militar se proyecta en el espacio terrestre, parecido a ver una película de Star Wars, dado que en ambos casos hay todo tipo de hazañas bélicas, incluida la guerra espacial. Es decir, se basa en la posición geográfica de los Estados como un dato inmutable, especialmente en el hecho de que sus costas den al océano Atlántico y al Pacífico, en la evolución demográfica, en las culturas y tradiciones nacionales. Al leer su obra, es muy facil notar que el doctor Friedman se ha formado como analista de Defensa, él mismo afirma: “Hay muchas respuestas a la pregunta de por qué la economía estadounidense es tan poderosa, pero la más simple es la que señala la fuerza militar”.

Otro gran problema del autor, es la falta de rigor intelectual, con citas sin referenciar y una tediosa catarata de datos de los que no se anota su procedencia. Por último, detallare las tesis de este ensayo para demostrar que son tan sorprendentes como increíbles:


1. (2010-2020): Friedman resuelve velozmente la situación de China, afirma en esta época el final de su relevancia geoestratégica, hecho que resulta inverosímil desde el punto de vista de su balanza comercial actual, su excedente financiero y la modernización de sus fuerzas armadas. Declara que su modelo de crecimiento basado en la producción de artículos baratos de poco valor añadido se hundirá́, como ocurrió en Japón hace años. Friedman olvida que China es un importador de alta tecnología, considera que la confrontación entre la costa desarrollada y el interior subdesarrollado será otra de los motivos de su decadencia, también su errónea dirección económica centralizada inevitablemente chocará con las fuerzas del mercado.


Mientras que la guerra contra el islamismo radical el autor lo da como finalizada, ya que los islamistas, tras la invasión de Irak y Afganistán, no suponen una amenaza existencial para Estados Unidos. Para controlar al mundo musulmán, nada mejor que el regreso del Imperio Otomano, una situación que Friedman siquiera considera. De todos modos, no es lo mismo la Turquía islamista que la Turquía de Kemal Atatürk, esta diferencia está marcando la gran confrontación interna al menos para los próximos años.


En última instancia, pero no menos importante en cuanto a Rusia, según Friedman, el renacer de Rusia bajo la administración de Putin fue posible gracias a las exportaciones de materias primas y la utilización de los suministros energéticos, en particular del gas (como arma estratégica). Lo cual le permitió el control de Bielo - Rusia y el de Ucrania, lo cual provocará una nueva guerra fría. En ningún momento, el autor menciona el poder nuclear ruso o sus avances respecto al espacio. Tambien habla sobre las hostilidades que Rusia realizará contra Polonia y los países bálticos, (empero de su pertenencia a la Unión Europea). Pero para Friedman la Unión Europea y la OTAN no son operativas. El único punto débil es el propio modelo ruso, basado en la exportación de materias primas, con una población decreciente. Mi opinión personal es que muy difícilmente una potencia nuclear como Rusia podrá dejar de tener el poder militar, económico, político y geopolítico en una década.


2. (2020-2040) Supuestamente es la época de las nuevas potencias regionales: Japón, Turquía y Polonia, situación que no deja de ser sorprendente, principalmente porque el modelo japonés no es valido para China y sí lo es, para Friedman, para el país de origen. Igualmente, llama la atención el papel de Polonia como potencia clave en la Unión Europea y el ya mencionado papel neoimperial de Turquía como potencia hegemónica dentro del mundo islámico.


3. (2050-2060) Los vencedores imponen un tratado de paz que impide la existencia de fuertes poderes regionales. Se origina un gran crecimiento económico, como el que existió tras la Segunda Guerra Mundial, y un gran desarrollo tecnológico derivado de la necesidad de desarrollar los estudios necesarias para mantener la supremacía en el espacio exterior. Es una época dorada para Estados Unidos.


4. (2060-2090) Continúa el crecimiento en Estados Unidos, aunque subvertido por las minorías no integradas.


5. (2100) La potencia que se disputa que habrá en el mundo según las predicciones del autor sera por el poder entre Estados Unidos y México, no Brasil, ni India; dado que Rusia y China ya han desaparecido del orden global. Es importante, tener presente que México, se encuentra hundida en la guerra contra el narcotráfico.


En resumen, el ensayo se encuentra conformado por predicciones increíbles y pesadilla para todos los países menos para EE.UU. Resulta mas probable desarrollar predicciones de la actualidad a diez años en el futuro y no predicciones de una década. Inevitablemente surgen algunas cuestiones:


¿Es posible que desaparezca en diez años el actual poder de China?

¿Surgirá Rusia para luego caer?

¿Está liquidada la guerra contra el islamismo radical?


Para ir terminando con la publicación, considero muy significativo e imposible de no destacar, como el autor no ha mencionado:


Ô el cambio climático.

Ô la proliferación de las armas nucleares.

Ô el conflicto de Oriente Medio.


Resulta imposible hacer predicciones, nadie puede saber con exactitud que ocurrirá en las próximas 100 horas, mucho menos en los próximos 100 años. Cien años es mucho tiempo.

34 vistas

© 2018 de SociedadGlobal.info