• Valery Romanov

Levitsky y Ziblatt.

Levitsky y Ziblatt: ¨Democracies may die at the hands not of generals but of elected leaders – presidents or prime ministers who subvert the very process that brought them to power… democracies erode slowym, in barely visible steps” (Introduction). ¿Cuáles son los determinantes de lo que llaman ¨erosion of norms¨ y como podría ser prevenida? Aplique este argumento a un caso que conozca de América Latina.



Respuesta personal:


Me gustaría comenzar con una frase dicha por ambos autores: ¨Los lideres demagógicos son particularmente peligrosos cuando los sondeos les sonríen, pero sobre todo cuando puede invocar alguna emergencia nacional para eliminar a los contra poderes que obstaculizan sus agendas.¨

Debemos recordar que los partidos siguen siendo imprescindibles para defender las instituciones, inclusive en contra de sus propios líderes. Hemos sido testigos de muchos países que eran considerados democráticos, pero con la elección y cambio de presidente, sucesor de un líder o un simple cambio en el pensamiento del mismo la situación de un país cambio. Esto nos demuestra que las democracias son muy frágiles, es decir, que las democracias pueden desmoronarse a través de los gobiernos elegidos democráticamente. Es por este motivo que es tan importante cuidar y exigir que nuestros gobernantes cumplan con las normas no escritas para la preservación de la democracia.

Cuando los partidos comienzan a ¨portarse mal¨, a demostrar que son corruptos no hay ninguna constitución contra el principio de honestidad política que les exija volver a ser honestos. Es en este momento donde nos encontramos con la ¨erosion of norms¨, nombrada por los autores, caracterizada, en mi opinión, por la descomposición de la honestidad de los políticos representantes del partido político, por la intimidación a la prensa, por rechazar el resultado de las elecciones. Dos ejemplos claros es la actualidad de Venezuela bajo la presidencia de Maduro y la Argentina en el anterior gobierno de Cristina Fernandez.

Dichas características negativas podrían ser prevenidas con un gobierno democrático tolerante entre los actores políticos, una contención en el uso del poder institucional y una libre libertad de prensa. Son tres cualidades que se reforzarían entre sí.

Pienso que cuando los actores políticos aceptan su legitimidad y la de sus contrincantes, son menos propensos a estirar las normas institucionales con el objetivo de mantenerles fuera del poder.

19 vistas

© 2018 de SociedadGlobal.info